Informacion

Preparación para la pubertad: niños con trastorno del espectro autista

Preparación para la pubertad: niños con trastorno del espectro autista

Cuándo comenzar a preparar a los niños con trastorno del espectro autista para la pubertad

La mayoría de los padres se preguntan cuándo comenzar a hablar sobre la pubertad con sus hijos. Es posible que le preocupe confundir a su hijo con información que aún no necesita.

Los niños con trastorno del espectro autista (TEA) a menudo necesitan más tiempo que los niños típicamente en desarrollo para adaptarse y comprender los cambios en sus vidas. Si su hijo no está preparado para los cambios físicos que suceden en la pubertad, es posible que se sienta confundido o asustado de que haya algo malo en él.

Usted conoce mejor a su hijo, por lo que es la mejor persona para decidir cuánto tiempo de preparación necesita. También puede haber otras cosas que influyen en su decisión. Si su hijo tiene un comportamiento o hábito, por ejemplo, quitarse la ropa, sería mejor cambiarlo antes de que comience la pubertad, puede comenzar un poco antes. Necesitará ayuda adicional para entender por qué ya no puede quitarse la ropa.

Como guía, la pubertad generalmente comienza alrededor:

  • 10-11 años para niñas
  • 11-13 años para niños.

Pero es normal que el inicio de la pubertad oscile entre 8 y 13 años en las niñas y entre 9 y 14 años en los niños. Cada niño es diferente. La genética, la nutrición y los factores sociales juegan un papel en el inicio de la pubertad. No hay forma de saber exactamente cuándo comenzará la pubertad su hijo.

El TEA no afecta cuando comienza la pubertad.

Antes de comenzar, es posible que desee hablar con la escuela de su hijo sobre lo que ya se ha cubierto y lo que se cubrirá en clase. Al trabajar con la escuela, podrás asegurarte de dar los mismos mensajes en casa y en la escuela. También podrá comprobar que las lecciones son adecuadas para su hijo, por ejemplo, que no van demasiado rápido o suponen que su hijo comprende ciertas cosas cuando no lo hace.

Qué decir sobre la pubertad a su hijo con trastorno del espectro autista

Quizás su hijo haya notado que las personas mayores son físicamente diferentes de él. Este es un gran punto de partida para la discusión. Niños pequeños puede vincular tener barba, senos o vello debajo de las axilas con 'tener un cuerpo adulto'.

por niños mayores de edad primaria, puedes usar la palabra 'pubertad'. Podrías decir: "La pubertad es cuando el cuerpo de un niño se transforma en un cuerpo adulto". Luego, cuando su hijo nota diferencias físicas en otras personas, puede hablar sobre ellas en relación con la 'pubertad'. Esto puede ayudar a su hijo a comprender el cambio de niño a adulto.

Los niños con trastorno del espectro autista (TEA) pueden comprender lo que les sucede a otras personas, pero les resulta difícil aplicar esta comprensión a sí mismos. Puede ayudar a hacer declaraciones claras como 'A medida que te conviertes en un adulto, también tendrás vello en las axilas'.

Un libro 'Todo sobre mí' puede ayudar a su hijo a ver cómo cambia con el tiempo. Podría incluir fotos de su hijo ahora y cuando era más joven.

También ayudará a explicar que los niños y niñas se desarrollan de manera diferente - Por ejemplo, un niño no crecerá los senos. Es posible que su hijo también tenga una idea equivocada sobre algunos problemas, por lo que debe tener cuidado con las cosas que necesitan más explicación. Por ejemplo, el vello adicional crece en las axilas y el área púbica de las mujeres, y también en el pecho y la barbilla de un hombre, pero no en todo el cuerpo.

Lenguaje y terminología para niños con trastorno del espectro autista

Es posible que necesites ser cuidado con tu uso del lenguaje, especialmente si su hijo toma las cosas literalmente. Por ejemplo, si describe la voz de su hijo como "quebrada", su hijo podría encontrar esto preocupante. En cambio, podría decir algo como: 'Tu voz está cambiando y se volverá más profunda'. También podría explicar que las voces de los hombres suelen ser más profundas que las de las mujeres. La voz del padre de su hijo, o la de su hermano mayor, podrían ser buenos ejemplos.

Darle a su hijo los términos formales y las palabras cotidianas para las partes del cuerpo podría ser útil, por ejemplo, 'senos' se refieren a los senos. O la gente habla de una voz "quebrada" cuando se refieren a una voz cada vez más profunda.

Preguntas difíciles sobre la pubertad

Si su hijo hace preguntas incómodas o difíciles, trate de ser paciente y honesto. Está bien decir: 'Realmente no sé, resolvamos o busquemos juntos'.

Si su hijo hace preguntas en momentos inapropiados, podría ser útil tener una respuesta estándar que todos en la familia puedan usar, por ejemplo, 'Esa es una buena pregunta, pero hablemos de eso cuando lleguemos a casa'. Sin embargo, su hijo necesita saberlo, así que recuerde tratar la pregunta cuando llegue a casa.

También puede ayudar a su hija a sentirse bien consigo misma y desarrollar una autoimagen positiva asegurándole que los cambios físicos y sexuales son una parte natural del crecimiento.

Soportes visuales para ayudar a los niños a comprender la pubertad.

Podrías mostrarle a tu hijo fotos tuyas a diferentes edades para que su hijo pueda ver cómo se veía diferente. Esto puede ayudar a su hijo a comprender cuándo ocurre la pubertad.

También podrías usar dibujos de un cuerpo para mostrar cómo se ve a diferentes edades. Etiquete las partes del cuerpo y resalte los cambios que sucederán, desde hacerse más alto hasta crecer el vello púbico.

Social Stories ™ para ayudar a los niños a comprender la pubertad

Puede crear Social Stories ™ para muchos temas relacionados con la pubertad.

Si tienes una hija con el trastorno del espectro autista (TEA), Social Stories ™ podría cubrir los senos en desarrollo y la ampliación de las caderas, los períodos de inicio, etc. Por ejemplo:

  • La forma de mi cuerpo cambiará.
  • Comenzaré a tener períodos.

Si tienes un hijo con ASD, Social Stories ™ podría cubrir el crecimiento del pene y los testículos, las erecciones, los sueños húmedos y los cambios de voz:

  • Mi cuerpo se verá diferente.
  • Mi cuerpo hará cosas nuevas.
  • Mi voz sonará diferente.

Aquí hay un ejemplo de Social Story ™ en sueños húmedos:

  • Cuando duermo, podría tener un sueño. Cuando me despierto, mis sábanas pueden estar pegajosas y mojadas. Esto se llama un sueño húmedo.
  • Cuando tengo un sueño húmedo, siempre debo lavarme los testículos (bolas) y el pene cuando me despierto.
  • Sueños húmedos le suceden a muchos niños.

Los niños pueden estar inquietos cuando ven el semen por primera vez, por lo que es una buena idea explicar sobre las erecciones y los sueños húmedos antes de que sucedan. Hazle saber a tu hijo que es normal y se detendrá. Relacionar los sueños húmedos y las erecciones con los otros cambios que está notando, como el crecimiento del cabello, puede ayudarlo a comprender que es una parte normal del crecimiento.

Probablemente necesite repasar estos mensajes muchas veces con su hijo. Trate de ser paciente con su hijo y con usted mismo. Puede resultarle útil compartir experiencias y obtener el apoyo de otros padres. Puede probar grupos de apoyo en línea o cara a cara.