Guías

Trastorno de comunicación social (SCD)

Trastorno de comunicación social (SCD)

Sobre el trastorno de comunicación social

El trastorno de comunicación social es una condición basada en el cerebro, es decir, donde el cerebro no se ha desarrollado de manera típica.

Los niños con trastorno de comunicación social tienen dificultades para utilizar la comunicación verbal y no verbal de manera adecuada en situaciones sociales.

Los niños con trastorno de comunicación social tienen problemas con:

  • comunicarse adecuadamente para propósitos sociales - por ejemplo, sonreír y decir 'hola', hacer contacto visual mientras interactúa con alguien o mostrar algo interesante a otra persona, como señalar un avión en el cielo
  • comunicándose en diferentes formas con diferentes personas - por ejemplo, hablar de manera diferente a niños y adultos, o comunicarse de manera diferente en un salón de clases y en una fiesta de cumpleaños
  • siguiendo reglas sociales' - por ejemplo, extender la mano para estrechar la mano, o tomar turnos durante una conversación
  • entender y usar señales verbales y no verbales - por ejemplo, sabiendo que si una persona mira a su alrededor mientras habla, la persona podría aburrirse
  • entendiendo el significado detrás de las palabras - por ejemplo, entender que alguien le advierte que el sendero está resbaladizo cuando la persona dice: 'Cuidado: el sendero está mojado'
  • entendiendo eso tono y contexto hacer que las palabras signifiquen cosas diferentes a veces, por ejemplo, comprender el sarcasmo o frases como "Estoy en la luna".

El trastorno de comunicación social a veces se denomina deficiencia del lenguaje pragmático (PLI).

Los niños con trastorno de comunicación social tienen el trastorno desde el principio de su desarrollo, pero es posible que no note los signos. Los signos a menudo se vuelven más obvios cuando un niño es mayor y tiene que lidiar con situaciones y reglas sociales más complicadas.

Diagnóstico del trastorno de la comunicación social.

El trastorno de la comunicación social puede ser diagnosticado por profesionales de la salud con experiencia en el desarrollo infantil y trastornos del desarrollo como el trastorno del espectro autista (TEA).

El diagnóstico del trastorno de comunicación social generalmente involucra a varios profesionales de la salud, incluidos los patólogos del habla y los psicólogos. Puede incluir una combinación de entrevistas, evaluaciones de idioma y evaluaciones de comportamiento.

Si cree que su hijo podría tener un trastorno de comunicación social, es mejor hablar sobre sus inquietudes lo antes posible con un profesional de la salud de confianza, como la enfermera de salud de su hijo y familiar, médico de cabecera o pediatra. Estos profesionales pueden derivarlo a un especialista en desarrollo infantil para una evaluación adicional.

¿Trastorno de comunicación social o trastorno del espectro autista?

Los niños con trastorno de comunicación social tienen algunas de las características del trastorno del espectro autista (TEA).

Por ejemplo, los niños con trastorno de comunicación social y los niños con TEA tienen dificultades para comunicarse con fines sociales.

Pero los niños con TEA también tienen comportamientos repetitivos significativos, intereses limitados o comportamientos rituales u compulsivos. Algunos niños con trastorno de comunicación social pueden tener comportamientos repetitivos leves e intereses restringidos, pero esto no es suficiente para un diagnóstico de TEA.

Terapias e intervenciones para el trastorno de comunicación social.

Actualmente no hay terapias o intervenciones específicamente para el trastorno de comunicación social. Además, hay poca evidencia sobre el éxito de las terapias existentes para el trastorno de comunicación social.

Pero los niños con trastorno de comunicación social y los niños con trastorno del espectro autista (TEA) tienen muchas de las mismas dificultades. Esto significa que los niños con trastorno de comunicación social pueden usar los mismos tipos de intervenciones que los niños con TEA.

Estas terapias generalmente se centran en la comunicación verbal y no verbal de los niños, así como en las habilidades sociales y las habilidades de juego.

Hay una amplia gama de terapias e intervenciones para niños con TEA que figuran en nuestra Guía de terapias para padres. Cada guía le brinda una visión general de la terapia, lo que dice la investigación al respecto, y el tiempo aproximado y los costos involucrados en su uso.