Informacion

Ansiedad: niños y adolescentes con trastorno del espectro autista

Ansiedad: niños y adolescentes con trastorno del espectro autista

¿Ansiedad o trastorno del espectro autista?

Los niños con trastorno del espectro autista (TEA) sienten muchas de las mismas preocupaciones y temores que otros niños.

Pero cuando los niños y adolescentes con TEA se preocupan o se ponen ansiosos, la forma en que muestran su ansiedad puede parecerse mucho a las características comunes de los TEA: comportamiento adictivo, obsesivo y ritualista y resistencia a los cambios en la rutina.

La reducción de la ansiedad de un niño puede reducir el comportamiento asociado con las características centrales del TEA, pero no eliminará estas características o comportamiento.

Cómo la ansiedad afecta a niños y adolescentes con trastorno del espectro autista

El mundo puede ser un lugar confuso para niños y adolescentes con trastorno del espectro autista (TEA).

Pueden encontrar situaciones sociales o desconocidas abrumadoras y difíciles de entender. A menudo tienen dificultades para resolver lo que otra persona podría estar pensando o sintiendo, o cómo podría reaccionar esa persona. Como resultado, las personas y las situaciones pueden parecer impredecibles, lo que puede hacer que los niños se sientan estresados ​​y ansiosos.

Además de eso, los niños y adolescentes con TEA, especialmente los más pequeños, pueden tener problemas para decirle que se sienten ansiosos. En cambio, puede notar un aumento en el comportamiento desafiante.

Por ejemplo, su hijo ansioso podría:

  • insistir aún más en la rutina y la igualdad
  • tiene más problemas para dormir
  • tener crisis o rabietas
  • evitar o retirarse de situaciones sociales
  • confíe más en obsesiones y rituales, como alinearse o girar objetos
  • estimular al balancear, girar o aletear las manos
  • hacer cosas para lastimarse, como golpearse la cabeza, rascarse la piel o morderse las manos.

Reducir la ansiedad y controlar la ansiedad de su hijo con trastorno del espectro autista

La ansiedad es un parte natural de la vida y algo que todos experimentan en algún momento.

Nunca podrá deshacerse de todo lo que causa ansiedad o estrés para su hijo con trastorno del espectro autista (TEA). Incluso si pudieras, no sería útil para él. Pero hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a aliviar las preocupaciones de su hijo y alentarlo a controlar sus propios niveles de ansiedad.

Averigüe qué hace que su hijo esté ansioso
Debido a que los niños y adolescentes con TEA pueden tener problemas para comprender y comunicar emociones, es posible que deba leer las señales de su hijo y determinar qué es lo que lo hace sentir ansioso o estresado.

Algunos de los desencadenantes comunes de ansiedad en niños con TEA incluyen:

  • cambios en la rutina; por ejemplo, una clase de piano semanal se cancela porque el profesor está enfermo
  • cambios en el entorno: por ejemplo, se mueven los muebles de su hogar, hay nuevos equipos de juego en el parque local o se muda de casa
  • situaciones sociales desconocidas, por ejemplo, una fiesta de cumpleaños en una casa desconocida
  • Sensibilidades sensoriales: por ejemplo, sensibilidades a ruidos particulares, luces brillantes, sabores específicos o texturas de alimentos.
  • miedo a una situación, actividad u objeto en particular, por ejemplo, dormir en su propia cama, ir al baño, globos o aspiradoras.

Una vez que haya resuelto algunas de las cosas que hacen que su hijo se sienta ansioso, puede ayudarlo Hacer una lista de ellos, para que pueda encontrar formas de ayudar a su hijo a manejar estas situaciones.

Dele a su hijo muchas oportunidades para practicar el manejo de estas cosas y situaciones en ambientes seguros

Es útil que otras personas que cuidan a su hijo, por ejemplo, trabajadores de cuidado infantil, maestros y familiares, también sepan qué hace que su hijo se sienta ansioso y qué pueden hacer para ayudarlo a controlar la ansiedad en estas situaciones.

Ayude a su hijo a reconocer los sentimientos de ansiedad.
Es posible que su hijo necesite que le enseñen qué es la ansiedad y cómo se siente en su cuerpo. Por ejemplo, cuando se siente ansiosa, sus palmas se ponen sudorosas, su corazón late más rápido y sus manos se agitan.

Puedes intentar dibujar un contorno del cuerpo de una persona. Dentro del esquema, ayude a su hijo a dibujar o escribir lo que sucede en cada parte de su cuerpo cuando se siente asustado o preocupado.

Utilice estrategias de relajación y relajación.
Es posible que su hijo también necesite aprender qué puede hacer para calmarse. Puede ayudar a su hijo a encontrar una caja de herramientas con formas de calmarse cuando comienza a sentirse ansioso o estresado. Estos pueden ser:

  • contando lentamente hasta 10
  • tomando cinco respiraciones profundas
  • corriendo por el patio cinco veces
  • haciendo 50 saltos en el trampolín
  • mirando una colección de cosas favoritas o especiales
  • leyendo un libro favorito
  • cerrando los ojos por unos momentos
  • yendo a una parte tranquila de la casa.

Haga que su hijo practique estas estrategias cuando esté tranquilo. Una vez que conoce bien las estrategias, puede guiarlo suavemente para que las pruebe cuando se sienta ansioso.

Usa técnicas visuales
Los niños y adolescentes con TEA a menudo son aprendices visuales. Esto significa que los horarios visuales, Social Stories ™, horarios de fotografías o fotografías de ellos mismos en ciertas situaciones pueden ayudarlos a saber qué esperar.

Por ejemplo, si su hijo se pone ansioso cuando lo deja en la escuela, podría tomar algunas fotos de lo que hará mientras no esté junto. Podrías incluir fotos de ti conduciendo a casa, compras de comestibles, jardinería, etc., así como una imagen clara de tu regreso a recogerla. También podría tener fotos de lo que hará su hijo: caminar por la puerta de la escuela, sentarse en el aula, hacer deporte, almorzar, etc.

Si su hijo se pone ansioso cuando hay un cambio en la rutina, los horarios visuales diarios o semanales pueden ayudarlo a prepararse. Cuando sepa que se avecina un cambio, por ejemplo, no hay clases de natación en las vacaciones escolares, puede mostrarlo en su horario. Antes del cambio, mire el horario regularmente con su hijo para que sepa que la rutina semanal será diferente.

A algunos niños les resulta útil ser advertidos sobre un cambio o un evento con un día de anticipación. A algunos les gusta saber con una semana de anticipación. Pero para algunos, demasiada advertencia puede significar que se preocupen hasta que ocurra el evento.

Ensayar situaciones estresantes
La preparación es la clave para algunos niños con TEA y ansiedad. Ensayar o practicar situaciones que su hijo encuentra estresantes puede ayudarlo a comprender la situación de una manera visual, además de la preparación física.

Por ejemplo, si ir al peluquero hace que su hijo se sienta ansioso, puede intentar llevarlo a una carrera de práctica. Podrías preguntarle al peluquero si puedes venir a una hora del día en que esté tranquilo y calmado, y luego seguir los pasos con él. O tal vez podría ver a alguien más cortarse el pelo.

Si su hijo se pone ansioso en situaciones sociales, pueden practicarlo juntos. Podrías practicar diferentes situaciones y tomar turnos para jugar diferentes roles. Trate de mantener los escenarios cortos y simples, y aliente y elogie a su hijo.

Obteniendo ayuda para manejar la ansiedad de su hijo

Un psicólogo podría ayudarlo si su hijo con trastorno del espectro autista (TEA) está muy ansioso. Los psicólogos tienen capacitación especializada en afecciones de salud mental y pueden trabajar directamente con su hijo y su familia para desarrollar estrategias para reducir la ansiedad.

Los psicólogos utilizan una variedad de enfoques, que incluyen:

  • terapia cognitiva conductual: esto ayuda a los niños a desarrollar habilidades para cambiar su pensamiento en situaciones que los ponen ansiosos
  • intervenciones que utilizan la exposición gradual para ayudar a los niños a enfrentar sus miedos, por ejemplo, el enfoque de la escalera de tijera
  • Social Stories ™: pueden ayudar a preparar a los niños para situaciones desconocidas o estresantes que generalmente los ponen ansiosos
  • entrenamiento de relajación para ayudar a su hijo a aprender a relajarse.

Los terapeutas ocupacionales de salud mental son otra opción para ayudar a su hijo a controlar la ansiedad.

Puede pedirle a su médico de cabecera o pediatra que le recomiende un psicólogo o terapeuta.

La medicación también puede ayudar a reducir los síntomas de ansiedad en niños con TEA. Por lo general, se recomienda solo cuando la ansiedad afecta la vida cotidiana de un niño y las estrategias de comportamiento no han reducido la ansiedad lo suficiente. Puede hablar con su médico de cabecera o pediatra sobre esta opción.