Guías

Concusión

Concusión

Sobre la conmoción cerebral

Una conmoción cerebral es un tipo de lesión leve en la cabeza. Ocurre cuando se golpea la cabeza, lo que provoca un cambio a corto plazo en cómo funciona el cerebro.

En niños pequeños, las causas más comunes de conmoción cerebral son las caídas, por ejemplo, caerse de una cama, sofá, cochecito o equipo de juego.

En niños mayores, la mayoría de las conmociones cerebrales ocurren en el deporte, por ejemplo, las reglas australianas de fútbol, ​​rugby, fútbol y equitación. También ocurren durante actividades de ocio, por ejemplo, caídas de bicicletas o patinetas.

Signos y síntomas de conmoción cerebral

Síntomas físicos de conmoción cerebral incluyen:

  • dolor de cabeza
  • náuseas y / o vómitos
  • visión borrosa o doble
  • sensibilidad a la luz o al ruido
  • mareos y problemas de equilibrio
  • somnolencia, fatiga y dificultades para dormir.

Pensar y recordar síntomas de conmoción cerebral incluyen:

  • dificultad para concentrarse
  • tiempos de reacción más lentos
  • dificultad para recordar cosas, o incluso para olvidarlas por completo
  • sentimientos de estar 'en la niebla' o 'lento'.

Síntomas emocionales y de comportamiento. de conmoción cerebral incluyen:

  • mayor irritabilidad de lo habitual
  • ansiedad
  • cambios de humor como estar triste o incluso deprimido.

Los síntomas de conmoción cerebral pueden tardar hasta cuatro semanas en desaparecer, y a veces incluso más. Pero para la mayoría de los niños, los síntomas mejoran en varios días.

¿Necesita su hijo ver a un médico sobre conmoción cerebral?

Sí, su hijo necesita ver a un médico.

Si cree que su hijo podría tener una conmoción cerebral, debe Detener inmediatamente lo que está haciendo o jugando. No la deje sola ni permita que regrese a la actividad, incluso si los síntomas desaparecen.

Su hijo necesita ver a un médico de cabecera o equipo (si está disponible), o ir al departamento de emergencias de un hospital lo antes posible.

Llame a una ambulancia al 000 inmediatamente si su hijo tiene alguno de los siguientes síntomas. Estos síntomas pueden indicar una lesión en la cabeza más grave:

  • dolor de cuello o sensibilidad
  • dolor de cabeza intenso o que empeora
  • pérdida de conciencia del entorno
  • visión doble o dificultad para hablar
  • convulsiones
  • vómitos
  • debilidad, hormigueo o ardor en brazos o piernas
  • pérdida de conciencia (desmayo)
  • creciente inquietud, irritabilidad o agresividad.
Volver a jugar el mismo día pone a su hijo en mayor riesgo de sufrir más lesiones o lesiones más graves en la cabeza. Esto se debe a que podría tener tiempos de reacción más lentos, un equilibrio deficiente y un pensamiento más lento.

Tratamiento y manejo de la conmoción cerebral.

Su hijo debe descansar las primeras 24-48 horas Después de la lesión.

Luego, su hijo puede volver gradualmente a sus actividades regulares en el orden que se detalla a continuación:

  • escuela y actividad física ligera
  • Jugar y hacer deporte.

Si los síntomas de su hijo no desaparecen en dos semanas, es importante volver a su médico para una evaluación adicional.

Regreso a la escuela después de una conmoción cerebral

Los niños pueden regresar a la escuela 24-48 horas después de una conmoción cerebral.

La cantidad de tiempo que su hijo pasa en la escuela dependerá de sus síntomas y de lo graves que sean. Algunos niños están bien para volver a los días completos en la escuela, pero otros pueden manejar solo unas pocas horas en la escuela para empezar.

Está bien que su hijo regrese a casa de la escuela si sus síntomas empeoran. Puede intentar volver al día siguiente. O tal vez le gustaría descansar en la enfermería hasta que se sienta mejor y luego intente volver a clase.

Es una buena idea informar al personal de la escuela que su hijo ha tenido una conmoción cerebral. El personal de la escuela puede decirle si su hijo tiene algún síntoma o puede brindarle apoyo adicional en la escuela. El soporte adicional puede incluir:

  • ajustes a horarios o clases
  • descansos regulares y frecuentes en un lugar tranquilo entre clases
  • tiempo extra para tareas escolares y tareas
  • Ayuda con el trabajo escolar.

Volviendo a la actividad física ligera después de una conmoción cerebral

La actividad física ligera es una parte importante de la recuperación de conmoción cerebral para todos los niños. Esta actividad podría incluir caminar, nadar, caminar, andar en bicicleta estacionaria y trotar ligero.

Asegúrese de que su hijo vuelve a la actividad física lenta y gradualmente siguiendo estos pasos:

  1. Después de 24-48 horas de descanso después de la conmoción cerebral, introduzca actividad física ligera. Esto podría ser algo así como una caminata lenta alrededor de la cuadra o un paseo suave en una bicicleta estacionaria. Si se desarrollan síntomas, su hijo debe detenerse y volver a intentarlo al día siguiente.
  2. Si no se desarrollan síntomas después de la primera vez que su hijo intenta realizar actividad física ligera, al día siguiente aumente suavemente la velocidad y / o la distancia de la actividad.
  3. Si no se desarrollan síntomas, siga aumentando la velocidad y / o la distancia de la actividad cada día.

Volviendo a jugar después de una conmoción cerebral

Si su hijo ha regresado a la escuela a tiempo completo y la actividad física ligera no está causando síntomas, puede volver a jugar actividades como andar en patineta, andar en patineta o andar en bicicleta, jugar rudo, surf o deportes casuales con amigos.

Este tipo de actividades coloca a su hijo en mayor riesgo de sufrir más lesiones. Por eso es importante asegúrese de que su hijo no tenga síntomas antes de que vuelva a ellos.

Volviendo al deporte después de una conmoción cerebral

Su hijo puede regresar a los deportes organizados como el netball, el fútbol, ​​el cricket o el hockey solo cuando haya regresado a la escuela a tiempo completo y la actividad física ligera no esté causando ningún síntoma.

Su hijo debe seguir los siguientes pasos para volver al deporte gradualmente:

  1. Comience participando en ejercicios de calentamiento y luego pare.
  2. Si no hay síntomas, la siguiente práctica puede incluir ejercicios de calentamiento y entrenamiento como correr más intenso.
  3. Si no hay síntomas, la próxima práctica puede incluir ejercicios deportivos sin contacto como pases y ejercicios de captura.
  4. Si no hay síntomas, lleve a su hijo a un médico para obtener autorización médica para comenzar el entrenamiento de contacto completo y el juego normal.

Puede ser difícil para su hijo sentarse fuera del deporte. Pero aún puede estar involucrado con su equipo incluso mientras se está recuperando de una conmoción cerebral. Por ejemplo, podría ayudar a los entrenadores en el entrenamiento y el día del juego, o ayudar con la puntuación o el cronometraje.

En caso de duda, siéntate. Si no está seguro de si su hijo está bien para jugar, es mejor adoptar un enfoque cuidadoso.

Prevenir la conmoción cerebral

Existe un riesgo de conmoción cerebral en muchos deportes y actividades populares, y no hay mucho que usted o el club deportivo de su hijo puedan hacer para reducir este riesgo.

El equipo de protección como cascos de ciclismo y protectores bucales puede prevenir otras lesiones, pero hay poca evidencia de que el equipo de protección reduzca el riesgo de conmoción cerebral.

La mejor manera de ayudar a prevenir la conmoción cerebral es enseñar y practicar técnicas de juego seguras y fomentar el juego limpio y el respeto entre los jugadores junior.

Cómo responden los clubes y organizaciones deportivas a la conmoción cerebral

Los clubes y organizaciones deportivas deben tener pautas y protocolos claros sobre la conmoción cerebral. Las asociaciones deportivas profesionales, por ejemplo, la Liga Australiana de Fútbol (AFL), a menudo establecen estas pautas.

Es responsabilidad del club deportivo de su hijo seguir las pautas.

Los entrenadores, gerentes de equipo y otros funcionarios del club tienen el deber de cuidar a su hijo y deben conocer y seguir las pautas de conmoción cerebral relevantes para su deporte.

Las pautas de conmoción cerebral generalmente describen lo siguiente:

  • qué hacer el día del juego, por ejemplo, reconocer la lesión, verificar los síntomas, retirar al niño del juego y buscar consejo médico
  • procedimientos de seguimiento, por ejemplo, siguiendo el protocolo de regreso al juego del deporte o del club.
Es una buena idea consultar con el club deportivo de su hijo sobre las pautas de conmoción cerebral del club, averiguar quiénes son el personal médico y de primeros auxilios del club y verificar los procedimientos del club para el día del juego y el período de seguimiento.

Efectos a largo plazo de la conmoción cerebral

Todavía tenemos mucho que aprender sobre los efectos a largo plazo de la conmoción cerebral.

La evidencia actual no muestra un vínculo entre una sola conmoción cerebral o un pequeño número de conmociones cerebrales y problemas a largo plazo.

Si su hijo ha tenido varias conmociones cerebrales en una sola temporada deportiva o varias conmociones cerebrales en su vida, es una buena idea discutir los riesgos con un médico, neuropsicólogo, fisioterapeuta u otro profesional de la salud aliado con experiencia en conmociones cerebrales.