Informacion

Cambio de rutinas: niños y adolescentes con trastorno del espectro autista

Cambio de rutinas: niños y adolescentes con trastorno del espectro autista

Cambio de rutinas y su hijo con trastorno del espectro autista

A los niños y adolescentes con trastorno del espectro autista (TEA) a menudo les gustan las rutinas y los rituales y no les gusta el cambio. Esto significa que su hijo con TEA podría necesitar ayuda para manejar los cambios en su rutina diaria.

Los cambios comunes o situaciones nuevas pueden incluir:

  • dejando la casa
  • tener visitas en tu casa
  • ir a un lugar nuevo, como el dentista
  • cambio entre juguetes, actividades o tareas
  • hacer las cosas en un orden diferente, por ejemplo, bañarse a una hora inusual
  • comiendo nuevos alimentos
  • cancelar actividades, por ejemplo, no ir al parque debido al mal tiempo.
Las explicaciones y las instrucciones pueden ser difíciles de seguir para los niños con TEA, por lo que simplemente decirle a su hijo sobre un cambio no siempre funciona. Pero usar estrategias visuales para ayudar a su hijo a comprender puede ser útil.

Planificación de los cambios esperados en la rutina.

Planificar con anticipación las transiciones y los cambios en su rutina diaria puede ayudarlos a funcionar mejor. Si es posible, trate de informarle a su hijo lo que sucederá con anticipación.

Es más fácil planificar cambios que conozca de antemano, como ir a una fiesta o ir a una cita con el médico o el dentista. Es lo mismo con las transiciones que ocurren regularmente, como salir de la casa.

Las estrategias a continuación pueden ayudar a su hijo a enfrentar con éxito nuevas actividades.

Historias sociales ™
Las Historias Sociales ™ son una buena manera de hacerle saber a su hijo lo que sucederá en términos que pueda entender.

Por ejemplo, puede hacer un Social Story ™ acerca de ir al médico. Puede usar imágenes, palabras o ambos para describir salir de la casa, llegar al médico, tomarse la presión arterial, etc. Terminar la historia con una nota positiva siempre es un buen toque, por ejemplo, 'Cuando termine la cita, puedo jugar en el parque'.

Al hacerle saber a su hijo qué esperar, reduce las sorpresas y le asegura a su hijo que será una experiencia positiva.

Horarios
Los horarios son una manera simple de hacerle saber a su hijo qué esperar y cuándo. Podrías usar imágenes, palabras o ambas. Por ejemplo, intente usar imágenes de relojes para explicar a qué hora su hijo puede esperar que suceda una determinada actividad.

Algunos niños pueden enojarse mucho si les dice que una fiesta de cumpleaños terminará a las 3 p.m. y no lo hace, o si se les dice que la cita con el médico es a las 10 a.m., pero no los verán hasta más cerca de las 11 a.m.

Si su hijo es así, puede ayudar usar eventos como el té de la mañana, después del almuerzo o después de la escuela como puntos de referencia en lugar de horarios específicos. Por ejemplo, si desea que su hijo se bañe antes de lo normal, su horario podría mostrar una imagen de un baño antes de una fotografía de su hijo cenando.

Tiempo extra
Pasar un tiempo extra haciendo el cambio puede ayudar a que su hijo se sienta menos ansioso. Por ejemplo, para ayudar a su hijo a hacer frente a alguien que viene a visitarlo a su casa, puede pasar un tiempo con su hijo preparándose para la visita. Puede hablar sobre lo que sucederá durante la visita o su hijo podría ayudarlo a prepararse. También podría mostrarle a su hijo algunas imágenes de lo que sucederá.

Visitas a nuevos lugares.
Es posible que pueda organizar una visita a un nuevo lugar, como un lugar de fiesta de cumpleaños, con anticipación, tal vez durante un momento más tranquilo del día. De esta manera, su hijo puede familiarizarse más con el medio ambiente, sin sentirse abrumado por mucho ruido y personas. Si no puede hacer eso, intente buscar imágenes del lugar en Internet.

Temporizadores
Si a su hijo le resulta difícil cambiar de una actividad favorita, un temporizador podría ayudarlo. Establezca la hora y dígale a su hijo que la actividad terminará cuando suene el cronómetro. Esta estrategia también podría ayudar a salir de la casa. Por ejemplo, 'Cuando suena el temporizador, es hora de irse'. Puede obtener una aplicación de temporizador de teléfono inteligente o usar un cronómetro o temporizador de cocina.

Pequeños cambios
Puede ayudar a introducir pequeños cambios y avanzar con el tiempo.

Por ejemplo, si su hijo insiste en desayunar primero y luego en vestirse, pero quiere que se vista antes del desayuno, puede comenzar simplemente poniéndose los calcetines y dejándolo desayunar. Una vez que se sienta cómoda con eso, puedes intentar ponerte los calcetines y los pantalones antes del desayuno, y así sucesivamente.

Elogie y recompense a su hijo cuando pueda ser flexible y hacer frente a estos cambios.

Lento pero seguro
Si a su hijo le resulta difícil cambiar entre actividades, intente agregar lentamente nuevas actividades, una a la vez.

Por ejemplo, si desea que su hijo aprenda a dejar de hacer lo que está haciendo y pasar a una nueva actividad cuando lo solicite, puede comenzar por hacer que la nueva actividad sea de su agrado. Cuando haya realizado la actividad, elógiela y dele una recompensa, como cinco, una calcomanía o tiempo extra en la computadora.

Siga haciendo esto hasta que su hijo se sienta cómodo moviéndose a la nueva actividad cuando se lo pida. Entonces podría intentar hacer que el cambio sea más difícil, como pasar a una actividad que no haya hecho antes. Siga practicando hasta que su hijo pueda pasar a una nueva actividad cuando le pregunte, incluso si es nueva o algo que no le gusta.

Otra gente
A veces puede resultarle útil incluir a otras personas, como el maestro de su hijo o el médico, en su plan de cambio. Puede hablar con ellos sobre las necesidades de su hijo. También pueden tener consejos útiles para ayudarlo a planificar una transición exitosa.

Habilidades de comportamiento
No hay intervenciones específicas para gestionar el cambio, pero las estrategias de comportamiento pueden ayudar. Incluyen análisis de comportamiento aplicado (ABA), entrenamiento de prueba discreta (DTT), apoyo de comportamiento positivo (PBS) y tratamiento de respuesta pivotal (PRT).

Gestionar cambios inesperados en la rutina

A veces los cambios son inesperados y no tienes tiempo para planificar con anticipación. Hacer frente a un cambio repentino puede ser algo para lo que usted y su hijo se preparen antes de que ocurra cualquier cambio.

Si su hijo comprende un sistema de advertencia de cambios inesperados cuando está tranquilo, podrá aplicar mejor ese conocimiento si se enfada durante el cambio real.

Agregar un? al horario de su hijo
Una forma de hacer esto es crear un "espacio" para el cambio en los soportes visuales de su hijo.

Por ejemplo, si usa un programa visual de actividades para su hijo, puede dejar espacios entre cada imagen para permitir que se coloque otra imagen más tarde. Podría usar un 'signo de interrogación' para representar un 'misterio' o incertidumbre. Si su hijo tiene un horario escrito, deje una línea en blanco entre cada tarea.

Al usar un enfoque paso a paso, su hijo puede aprender cómo el '?' trabajos. Puede aprender gradualmente a lidiar con un cambio agradable, y luego con un cambio menos agradable.

Por ejemplo:

  1. Sal de excursión, colocando un '?' en el horario Asegúrese de que suceda algo divertido para su hijo cuando llegue el momento de hacer el '?' en el horario Elogie a su hijo por hacerle frente. Su hijo puede aprender que algo inesperado puede ser algo agradable.
  2. Salir de excursión sin el '?' en el horario En algún momento deslice el '?' en una brecha en el horario. Inmediatamente saque la sorpresa divertida y elogie a su hijo por hacerle frente.
  3. Salir de excursión sin el '?' en el horario En algún momento, haga una desviación no planificada; por ejemplo, un hermano quiere mirar la tienda de mascotas y no está en el horario. Agregue el '?', Recompense a su hijo por hacer frente, luego vuelva rápidamente al horario.
  4. Salir de excursión sin el '?' en el horario Haga una distracción no planificada que a su hijo generalmente no le gusta, por ejemplo, visitar una tienda adicional. Muestre esto colocando el '?' en un hueco apropiado en el horario. Cuando termine, recompense a su hijo por hacer frente y luego vuelva a los eventos habituales.

Una vez que su hijo esté familiarizado con el '?', Puede usarlo en cualquier momento que haya un cambio inesperado para mostrar que habrá un desvío del horario y luego un regreso.

Tú podrías combina esta técnica con una Social Story ™ para explicarle a su hijo que a veces las cosas no salen exactamente como dice el horario. Podría incluir las cosas que su hijo puede hacer cuando algo no sale según el plan, por ejemplo, 'Cuando las cosas cambian, puedo tomar cinco respiraciones profundas o nombrar a todos los Pokémon en orden alfabético en mi cabeza hasta que me sienta tranquilo'.

Flexibilidad gratificante
Otra forma sencilla de ayudar a los niños mayores a hacer frente al cambio es hacer una gran parte del concepto de "flexibilidad".

Elogie o recompense a su hijo cada vez que haga frente a un cambio o un evento inesperado, como no obtener su número de mesa deseado en un restaurante. Dígale lo maravilloso que es que sea 'flexible' y haga que asocie esta habilidad con conseguir algo que le guste, como la atención.