Criaturas

Ir al hospital: preocupaciones comunes para niños y adolescentes

Ir al hospital: preocupaciones comunes para niños y adolescentes

Ir al hospital: preocupaciones por bebés, niños pequeños y preescolares

Ir al hospital es una experiencia desafiante para niños pequeños

Las preocupaciones comunes para bebés, niños pequeños y preescolares incluyen:

  • estar separado de usted y otros miembros de la familia
  • encontrarse y ser manejado físicamente por extraños
  • no entender lo que está sucediendo, por ejemplo, recibir una inyección
  • cambiar las rutinas normales de alimentación y sueño
  • Preocupándose por cosas atemorizantes o extrañas que podrían sucederles en el hospital: ¡los preescolares tienen una imaginación increíble!

Estos consejos pueden ayudar con las preocupaciones de su hijo antes de ir al hospital:

  • Lean juntos historias sobre hospitales, lo que sucede en hospitales, quién trabaja en hospitales, etc.
  • Visitar el hospital. Si no puede llegar al hospital, puede intentar ver fotos en línea. Cuando su hijo ingresa en el hospital, quédese con él en el hospital, siempre que pueda.
  • Para niños pequeños y preescolares, use muñecas, juguetes u objetos de la vida real como vendas para representar los roles de médicos, enfermeras y pacientes.
  • Pregúntele a su hospital si puede pasar la noche con su hijo.

Estos consejos pueden ayudar con las preocupaciones de su hijo durante la estadía en el hospital:

  • Mantenga las rutinas lo más cerca posible de lo normal; por ejemplo, si puede, coma y duerma a la hora habitual de su familia. Si no puede seguir sus rutinas habituales, intente configurar una rutina para su estadía.
  • Lleve cosas familiares de la casa para ayudar a su hijo a sentirse seguro, por ejemplo, el edredón o el osito de peluche favorito de su hijo si tiene uno.
  • Pregunte si puede sostener a su hijo en su regazo para procedimientos y pruebas. Mantenga la calma y hable suavemente con una voz tranquilizadora durante los procedimientos y las pruebas, incluso si su hijo siente dolor o está molesto.

Si su hijo está muy ansioso por ir al hospital, solicite ayuda al personal del hospital. Su hospital puede tener un terapeuta de vida infantil con el que pueda hablar.

Ir al hospital: preocupaciones para niños mayores y adolescentes

A medida que los niños crecen, serán más consciente de lo que está sucediendo a ellos Las preocupaciones comunes para niños mayores y adolescentes incluyen:

  • pasar por el procedimiento y cualquier dolor que pueda causar
  • estar separado de usted, su hogar, familia y amigos
  • Perderse actividades sociales con amigos
  • perder su privacidad o sentir que no tienen su propio espacio
  • ser, verse o sentirse diferente después del procedimiento
  • ser dejado solo en el hospital
  • quedando atrás de todos los demás en la escuela.

Aquí están algunos consejos para ayudar con las preocupaciones de su hijo mayor o adolescente:

  • Responda todas las preguntas y preocupaciones de su hijo con sinceridad. Si no sabe la respuesta, trabaje con su hijo para averiguarlo. Por ejemplo, hablen con profesionales de la salud o busquen juntos en línea.
  • Describa las cosas en términos de lo que su hijo podría ver, sentir, oler, saborear, escuchar, etc. Por ejemplo, si su hijo necesita una resonancia magnética, puede hablar y ver imágenes de la máquina de resonancia magnética.
  • Lea libros o mire sitios web sobre cómo funciona el cuerpo del adolescente. Esto puede ayudar a su hijo a comprender cómo el procedimiento lo afectará o no a corto y largo plazo.
  • Ayude a su hijo a mantenerse comprometido con el aprendizaje y conectado con su familia, amigos y compañeros de clase configurándolo con aplicaciones de video chat y correo electrónico. Nuestro artículo sobre cómo administrar una estadía en el hospital tiene más ideas.

Ir al hospital: preocupaciones por los hermanos

Si su hijo está en el hospital, puede ser un desafío para toda la familia, incluidos los hermanos de su hijo. Los hermanos pueden sentir:

  • confundido sobre lo que le está sucediendo a su hermano o hermana
  • preocupado por si su hermano o hermana estará bien, o si tendrán que ir al hospital también
  • molesto por los cambios en las rutinas familiares
  • dejado de lado o celoso si pasa mucho tiempo fuera de casa.

Aquí están algunos consejos para ayudar a los hermanos con sus sentimientos y preocupaciones:

  • Brinde información sobre los hermanos de su hijo en un lenguaje apropiado para su edad. Aliéntelo a hacer preguntas y hablar sobre inquietudes.
  • Permita que el hermano de su hijo elija un libro especial, un juguete o un animal de peluche para compartir con su hermano que va al hospital.
  • Establezca un horario constante para visitas, llamadas telefónicas o chats de video.
  • Haga que el hermano de su hijo juegue juegos sobre estar en el hospital. O lea libros o visite sitios web para obtener más información sobre hospitales y procedimientos médicos.
  • Haga que su hijo haga dibujos o tarjetas para decorar la habitación del hospital de su hermano.
  • Hágales saber a los maestros de su hijo qué está pasando y por lo que está pasando su familia.
  • Haga un tiempo individual para el hermano de su hijo.