Criaturas

Nuevas rutinas familiares: cuándo, por qué y cómo hacerlas

Nuevas rutinas familiares: cuándo, por qué y cómo hacerlas

¿Cuándo necesitas una nueva rutina diaria?

Si tu sientes tu familia no pasa suficiente tiempo juntos divirtiéndose, una nueva rutina podría ayudar. Puede presentar días familiares, noches de juegos, leer un libro juntos o hacer ejercicio regularmente.

Si tienes mucho que hacer y no tienes suficiente tiempo, una nueva rutina para los momentos exigentes, agitados y estresantes del día puede ayudar. Por ejemplo, es posible que necesite una nueva rutina para cuando prepare a la familia para la escuela y el trabajo, o cuando prepare la cena.

También puede encontrar útil una nueva rutina si algo está causando conflictos regularmente en su familia. Esto podría ser cuando vas de compras o cuando los niños pelean sobre a quién le toca alimentar al perro.

Si constantemente le pides o regañas a otras personas para que hagan cosaso te estás frustrando y enojando, esto también podría ser una señal de que necesitas una nueva rutina diaria.

Las rutinas son particularmente útiles cuando intentas ayudar a los miembros de la familia a desarrollar nuevos hábitos, como buena higiene.

Y las rutinas también pueden ayudar con completar tareas, practicando instrumentos o haciendo la tarea.

A medida que sus hijos crecen y se desarrollan o usted cambia de trabajo, es posible que desee revisar sus rutinas o crear otras nuevas para tener en cuenta estos cambios.

Puede ser fácil sobrepasar la vida familiar. Las rutinas tienen muchos beneficios, pero también es bueno para los niños y los padres tener tiempo libre para jugar, relajarse o ser creativos.

Pensando en una nueva rutina

Aquí hay cosas para pensar si está trabajando en nuevas rutinas diarias para su familia.

Participación familiar
Es bueno comenzar hablando sobre nuevas rutinas con su pareja antes de hablar sobre ellas con sus hijos. De esta manera, puede asegurarse de que ambos estén de acuerdo y entiendan cuáles son sus objetivos.

Para cuando los niños tengan unos cinco años, también puede hablar sobre las rutinas con ellos y obtener su ayuda para diseñar nuevas rutinas.

Metas familiares
Las rutinas deben cumplir con las demandas cotidianas de las actividades de malabarismo para diferentes miembros de la familia, pero también deben cumplir con más objetivos a largo plazo. Por ejemplo, si tener un tiempo familiar de calidad regular es un objetivo importante a largo plazo en su familia, intente tener rutinas que permitan este espacio.

Cambios en la vida familiar.
Es útil tener rutinas que se puedan adaptar a medida que cambian las cosas. Por ejemplo, a medida que los niños crecen, pueden asumir más responsabilidad para hacer cosas como vestirse para la escuela.

Una nueva rutina también podría ser parte de una antigua. Por ejemplo, puede hacer que su hijo tome un medicamento nuevo justo antes de que se cepille los dientes.

Fortalezas familiares
Las rutinas exitosas a menudo se basan en las fortalezas de la familia, por lo que puede pensar en lo que los miembros de su familia son buenos y trabajar con estas fortalezas en la rutina. Por ejemplo, si un niño es mejor para levantarse temprano, podría tener el primer turno en el baño.

Divertido
Construir diversión o jugar en una rutina puede ayudarlo a funcionar sin problemas. Por ejemplo, su rutina matutina podría incluir tiempo para un libro favorito si su hijo se prepara a tiempo para la escuela.

Justicia
Las rutinas funcionan bien si todos hacen su parte justa. Se trata de que todos hagan lo que es justo para su edad y capacidad, en lugar de que todos hagan lo mismo. Por ejemplo, su niño en edad preescolar puede llevar los cubiertos al lavavajillas, mientras que su hijo mayor lleva los platos y vasos y carga el lavavajillas.

Recordatorios
Si está configurando una nueva rutina, es posible que deba recordarles a los familiares. Pero decirles qué hacer no es la única forma de recordarles.

Puede usar el final de un programa de televisión para informar a sus hijos que es hora de comenzar una nueva rutina para acostarse. O podría darle a un niño mayor su propio despertador para que se levante por la mañana. Las listas simples, o incluso las notas post-it, pueden ser buenos recordatorios si se colocan en un lugar que todos puedan ver. A los niños pequeños les gustaría hacer un libro de cuentos que muestre la rutina familiar.

Recuerda: lleva tiempo superar viejos hábitos y aprender nuevas formas de comportarse, por lo que deberá darle a su nueva rutina tiempo para trabajar.

Si sus hijos no están contentos con los cambios en una rutina, intente hacer cambios más pequeños con el tiempo en lugar de un gran cambio. Y busque señales de esfuerzo, cooperación y éxito. Celebra dando muchos elogios o incluso recompensas especiales hasta que la rutina se convierta en parte de lo que tus hijos hacen regularmente.

Cómo diseñar una nueva rutina: pasos

Estos pasos pueden ayudar cuando está diseñando una nueva rutina.

1. Resuelve el objetivo de la rutina
El objetivo de una nueva rutina de la mañana podría ser que su hijo esté listo para la escuela a las 8:30 am: vestido, con los zapatos puestos, desayunado, cepillado de dientes y cabello, y una mochila escolar llena de todo lo que necesita para el día.

2. Enumere los pasos individuales en el orden en que deben suceder.
Los pasos para una nueva rutina matutina pueden ser:

  • 7 am - levántate.
  • 7.15-7.45 am - desayunar y poner los platos en el fregadero.
  • 7.45-8 am - limpiar los dientes, cepillarse el cabello, ponerse protector solar.
  • 8-8.15 am - póngase uniforme escolar, medias y zapatos.
  • 8.15-8.30 am - empaque la mochila escolar con almuerzo, libros, etc.

Este paso implica resolver el momento de la rutina. ¿Cuánto tiempo lleva cada paso? ¿A qué hora necesitará comenzar para poder hacer todo y dar tiempo a lo inesperado?

3. Determine qué puede hacer su hijo por sí mismo y dónde deberá ayudarlo
Piense en los pasos que puede enseñarle a su hijo para ayudarlo a avanzar hacia la independencia en la rutina. Por ejemplo, es posible que necesite o quiera tomar el desayuno de su hijo, pero tal vez ella pueda limpiarse los dientes. O tal vez pueda ponerse su uniforme escolar, pero debe ayudarla a atar sus cordones.

4. Piense en formas de establecer la rutina para el éxito.
Una forma de hacerlo es asegurarse de que todos sepan lo que se espera que hagan en la rutina. ¿Y hay alguna distracción que pueda interferir con la rutina? Por ejemplo, ¿su hijo se distrae con la televisión por la mañana? Si es así, ¿puedes apagarlo?

5. Considere cualquier nueva regla familiar
Si establece algunas reglas simples y claras sobre el tipo de comportamiento que espera, ayudará a su hijo a saber qué hacer. Por ejemplo, puede tener una regla sobre sentarse a desayunar.

6. Intenta construir a tiempo para hablar o divertirte
Por ejemplo, si permite 30 minutos para el desayuno, esto probablemente le dé tiempo para conversar con sus hijos mientras comen. A sus hijos les gustaría contarle lo que esperan en el día que viene.

Antes de poner en práctica una nueva rutina, hágales saber a todos los pasos de la rutina. Esté preparado para hacer esto más de una vez hasta que esté claro para toda la familia.