Criaturas

Ir al hospital: planificación anticipada para niños y adolescentes

Ir al hospital: planificación anticipada para niños y adolescentes

Ir al hospital: por qué la planificación ayuda

no siempre puedo planificar para visitas al hospital, pero si sabe cuándo su hijo irá al hospital, la planificación puede hacer una gran diferencia.

Planificación de la hospitalización de su hijo:

  • Reduce la ansiedad, la preocupación y el estrés para usted y su hijo
  • ayuda a su hijo a saber qué esperar
  • involucra a su hijo y lo ayuda a sentirse más en control.

Como parte de su planificación, puede pensar en cómo hablar con su hijo sobre el hospital, qué hacer antes de ir y qué llevar con usted.

Si su hijo va a un importante hospital de niños, consulte el sitio web del hospital. La mayoría de los hospitales para niños tienen mucha información sobre qué esperar y cómo planificar su visita. Algunos incluso le permiten hacer un recorrido virtual, para que pueda ver cómo se ve el hospital.

Su hijo va al hospital: prepárese

los primer paso preparar a su hijo para el hospital es prepararse: obtener toda la información que necesita y determinar qué, cuándo y cómo decirle a su hijo.

Es posible que deba hacer preguntas a los médicos o profesionales de la salud, para que sepa lo que está sucediendo y pueda explicarle las cosas a su hijo. También es bueno saber acerca de las citas y cuánto tiempo tomarán, así como a dónde debe ir.

Recopilar información, hablar con su hijo y ayudarlo a sentirse más seguro también puede ayudarlo a sentirse mejor con la situación.

Darle a su hijo información sobre ir al hospital

los segundo paso preparar a su hijo es asegurarse de que su hijo tenga información clara, honesta y realista que pueda entender.

Si su hijo tiene menos de seis años, puede informarle sobre ir al hospital un par de días antes. Si tiene más de seis años, puede decirle una o dos semanas de antemano. Esto le da tiempo a su hijo para prepararse y hacer preguntas.

Su hijo podría hacer preguntas como, '¿Qué pasará?', '¿Por qué necesito esto?' o '¿Dolerá?' Es común que los niños hagan las mismas preguntas una y otra vez, porque les lleva tiempo entender. Ser paciente y claro con sus respuestas ayudará a su hijo.

Si no sabe la respuesta a las preguntas de su hijo, dígalo, pero también dígale que trabajarán juntos para averiguarlo. Usted y su hijo podrían escribir algunas preguntas juntos para preguntarle a su profesional de la salud, o investigar un poco en línea o en la biblioteca. Esto ayuda a su hijo a confiar en usted y le da algo de control sobre la situación.

Es posible que deba estar listo para responder preguntas cuando no las espere, por ejemplo, cuando esté en el automóvil, cuando su hijo esté en la bañera o cuando se vaya a la cama.

Verificar la comprensión del hospital por parte de su hijo

los tercer paso está comprobando que su hijo comprende los hechos sobre su enfermedad y por qué va al hospital.

Por ejemplo, algunos niños piensan que enfermarse es su culpa. Es bueno asegurarle a su hijo que su enfermedad no es su culpa. Los hermanos y hermanas pueden pensar que de alguna manera han causado la enfermedad, por lo que tranquilizarlos también es importante.

Si su hijo tiene necesidades adicionales, puede ser un desafío prepararla para el hospital. Podría ayudar a su hijo con necesidades adicionales si usted:

  • use los sistemas de comunicación habituales de su hijo para explicar, por ejemplo, tarjetas visuales o fotos
  • pida ayuda a la escuela de su hijo, por ejemplo, con el desarrollo de Social Stories ™ sobre ir al hospital
  • hable sobre su visita con un médico de cabecera, pediatra o psicólogo clínico antes de ir al hospital.

Si su hijo está muy ansioso por ir al hospital, solicite ayuda al personal del hospital. Su hospital puede tener un terapeuta de vida infantil con el que pueda hablar. Algunos hospitales ofrecen visitas previas al ingreso y recursos en línea para ayudarlo a familiarizarse con el hospital.

Embalaje para hospital

Puede hacer que la estadía en el hospital de su hijo sea lo más cómoda posible al empacar todos los artículos que necesitará para su estadía. Si se queda con su hijo en el hospital, también necesitará algunas cosas para sentirse cómodo.

Aquí hay algunas ideas:

  • pijama
  • artículos de aseo
  • medicamentos
  • peluche favorito o manta
  • algunos juguetes o juegos pequeños
  • Música, tableta, teléfono o dispositivo de juego y cargadores
  • fotos o recordatorios de la casa.

La seguridad puede ser un problema en áreas públicas como hospitales, así que considere dejar joyas costosas y otros artículos valiosos en casa.

Preparación para comportamientos inesperados en el hospital.

Ir al hospital puede ser abrumador, aburrido y frustrante para los niños. Es normal que los niños y adolescentes se comporten de maneras inesperadas.

Por ejemplo, niños más jóvenes podrían expresar su ansiedad o aburrimiento volviendo a 'baby talk'.

Niños mayores y adolescentes puede ser frustrante tener menos privacidad y necesitar más ayuda de otros. Sus sentimientos pueden aparecer como ira, mal humor o impaciencia.

Y si su hijo tuvo problemas con su comportamiento antes del hospital, es más probable que esto continúe cuando está en el hospital.

Aquí están algunos ideas para manejar el comportamiento de su hijo y ayudar a su hijo a sobrellevar el hecho de estar en el hospital:

  • Planifique algunas actividades educativas y de entretenimiento mientras su hijo esté en el hospital. Puede encontrar ideas en nuestro artículo sobre cómo administrar una estadía en el hospital.
  • Establezca formas para que su hijo se mantenga en contacto con familiares, amigos y compañeros de escuela. Puede hacer esto pidiéndole a las personas que visiten, dejando que su hijo use el correo electrónico o las redes sociales para mantenerse en contacto, o configurando videollamadas.
  • Trate de nombrar las emociones que atraviesa su hijo y hágale saber que comprende cómo se siente. Por ejemplo, 'Me pregunto si es frustrante no tener privacidad aquí. También me parece realmente frustrante '.
  • Dele a su hijo algo de control sobre las decisiones que le afectan. Por ejemplo, si su hijo necesita que le tomen la presión arterial, permítale elegir qué brazo usar.
  • Hable sobre el comportamiento de su hijo con el equipo de atención médica o un psicólogo clínico. Esta puede ser una buena idea si tiene problemas para controlar el comportamiento de su hijo usted mismo.