Criaturas

Viajar con niños en automóvil, avión, autobús y tren.

Viajar con niños en automóvil, avión, autobús y tren.

Viajar con niños en auto

Puede ayudar a mantener las cosas que usted y su hijo necesitan para el viaje al alcance de la mano, por ejemplo, bocadillos, botellas de agua, toallitas y juguetes.

Para viajes largos en auto, planifique paradas regulares para que todos puedan salir del auto y tener un estiramiento. Esto incluye a los bebés, que pueden rodar sobre una alfombra en el suelo.

Puede colocar una visera o sombrilla en las ventanas del automóvil, o colgar una toalla húmeda sobre la ventana para proteger a su hijo del sol. Solo verifique que las persianas no impidan que el conductor vea el camino a través de las ventanas laterales o traseras.

Además, no coloque una capucha o capucha sobre una cápsula para proteger a su bebé del sol. Esto puede reducir la circulación de aire alrededor de su bebé.

Descubra lo que dice la ley sobre los sistemas de retención infantil adecuados para niños de diferentes edades, así como la seguridad del automóvil.

Viajando con niños en avión

Aquí hay algunos consejos para hacer que viajar en avión con los niños sea lo más divertido y lo menos estresante posible.

Planeando tu vuelo
Al reservar boletos para viajes familiares, puede investigar:

  • reservar una cuna si tienes un bebé
  • pre-ordenar comidas para niños
  • conseguir un cochecito en el aeropuerto
  • mirar los arreglos de los asientos; por ejemplo, puede ser más fácil sentarse en el pasillo para que su hijo pueda ir al baño rápidamente si lo necesita
  • obtener ayuda de un miembro del personal en el aeropuerto (algunas aerolíneas proporcionan esto si viaja solo con niños o si su hijo tiene necesidades adicionales)
  • reservar vuelos en los momentos en que es probable que su hijo descanse bien.

Asegúrate de tener todos los cosas que su hijo podría necesitar en su equipaje de mano. Estas cosas pueden incluir:

  • un cambio de ropa
  • una almohada y juguetes especiales
  • pañales, toallitas y pañuelos
  • bolsas extra enfermas
  • botella de bebida
  • refrigerios adicionales
  • artículos de entretenimiento como libros, lápices, papel, etc.

Si tiene una, puede llevar una tableta para que su hijo vea películas o juegue, pero recuerde también llevar auriculares.

Subir al avión
Es una buena idea hablar con su hijo con anticipación sobre cosas como pasar por seguridad. Explique que podría tener que quitarse los zapatos o cualquier cosa que tenga metal, como un reloj. Y no podrá llevar su juguete o mochila a través de las puertas de seguridad.

Tenga en cuenta que deberá llevar a los bebés y niños pequeños a través de los controles de seguridad. Si su hijo puede caminar solo, se lo alentará a caminar solo por el detector de metales.
Presión del aire
El cambio en la presión del aire en los aviones puede causar dolor de oído en los niños, especialmente durante el despegue y el aterrizaje.

La lactancia materna o la alimentación con biberón a bebés y niños pequeños pueden ayudar con este problema, porque la deglución reduce la presión que se acumula en sus oídos. Si puede, programe los alimentos de su bebé para despegar y aterrizar.

Para preescolares y niños mayores, un trago de agua o una paleta masticable para chupar pueden ayudar.

Viajar con niños en autobús o tren.

Al reservar boletos de autobús o tren, te gustaría investigar:

  • si puede reservar asientos que ofrezcan más espacio para bebés y niños
  • donde el autobús o el tren se detiene para las comidas y descansos o qué comida puede subir a bordo
  • si un miembro del personal puede ayudarlo en la estación (es posible que pueda obtener ayuda si viaja solo con niños o si su hijo tiene necesidades adicionales).

Al igual que con el viaje en automóvil o avión, puede ser una buena idea empacar refrigerios adicionales, así como juguetes y libros o una tableta para entretener a su hijo.

Cinetosis

El mareo o el movimiento ocurren cuando el oído interno "le dice" a su cerebro que se está moviendo, por ejemplo, viajando en un automóvil, pero sus ojos "dicen" que su cuerpo está quieto. Este choque de información en el cerebro puede causar vómitos, sentimientos de enfermedad y mareos.

Usted y su hijo pueden intentar evitar el mareo por:

  • mirando el camino por delante o el horizonte
  • tratando de mantener la cabeza quieta
  • no leer o usar tabletas en el automóvil
  • conseguir un poco de aire fresco en el auto
  • comer y beber pequeñas cantidades regularmente, en lugar de comidas abundantes
  • tratando de distraerse sintiéndose enfermo cantando canciones o jugando juegos.

Si sabe que su hijo se marea mucho, puede ser una buena idea tener a mano un recipiente, bolsas de plástico, toallitas y una muda de repuesto, en caso de que vomite. Revise a su hijo de vez en cuando para ver cómo va y tómese un descanso si necesita tomar aire fresco.

Si usted o su hijo vomitan mucho cuando viaja, ver a tu médico de cabecera. También hable con su médico de cabecera o farmacéutico antes de probar medicamentos para el mareo.

Si viaja con niños con necesidades adicionales, es posible que deba pensar más en cosas como llevar los medicamentos de su hijo, organizar el equipo para su hijo, prepararlo para el viaje, planificar su tiempo, etc.