Edad escolar

Deberes

Deberes

Tarea: lo básico

La tarea puede tomar muchas formas. Por ejemplo, a los niños de primaria se les podría pedir que

  • hacer hojas de trabajo o proyectos más largos
  • leer o escribir
  • coleccionar objetos interesantes para compartir con la clase.

Los niños de secundaria tienen más probabilidades de obtener diferentes tareas para diferentes asignaturas. Estas pueden ser actividades matemáticas, tareas de escritura, proyectos de investigación, tareas prácticas o creativas, etc.

¿Beneficios académicos de la tarea?
En los primeros años escolares, no hay evidencia clara de que la tarea ayude a los niños a tener un buen rendimiento académico en la escuela.

A medida que los niños crecen, la tarea tiene beneficios académicos: hay un fuerte vínculo entre la tarea y el rendimiento para los niños en la escuela secundaria.

Otros beneficios de la tarea
En general, la tarea puede ayudar a su hijo a:

  • practicar y mejorar las habilidades que está aprendiendo en clase
  • prepárate para el trabajo del día siguiente
  • trabajar en proyectos de investigación o creativos más largos
  • aprenda habilidades de gestión del tiempo y organización, como trabajar para cumplir con los plazos y encontrar un equilibrio entre el trabajo y el juego.

La tarea también tiene beneficios para los padres: le da la oportunidad de ver qué aprende su hijo en la escuela. Y mostrar interés en la tarea de su hijo es una excelente manera de hacerle saber que usted valora el aprendizaje y la educación.

Hacer que la tarea funcione

Encuentra el momento adecuado
Para algunos niños, el mejor momento para hacer la tarea será poco después de llegar a casa de la escuela. A otros les puede gustar un descanso para jugar y relajarse antes de comenzar la tarea.

Los niños pequeños pueden concentrarse por solo unos 15 minutos a la vez antes de que necesiten un breve descanso. Incluso los niños mayores necesitan descansos. Puede alentar a su hijo a hacer estiramientos de cuello, sacudidas de brazos y movimientos de dedos o jugar afuera por unos minutos.

No importa cuándo su hijo haga la tarea, es útil tener un horario regular para la tarea cada semana. Y es genial si su hijo puede hacer la tarea cuando está cerca para apoyarlo y alentarlo.

Puede motivar a su hijo para que haga la tarea estableciendo un límite de tiempo para la tarea y haciendo tiempo para que su hijo haga las cosas que le gustan, como mirar televisión o jugar afuera, cuando haya terminado.

Crea el ambiente adecuado
Es una buena idea instalar a su hijo en un lugar que tenga buena luz, aire y suficiente espacio para extenderse con libros, bolígrafos y otros recursos. Los niños más pequeños tienen más probabilidades de trabajar mejor en un área familiar como la mesa de la cocina, mientras que los niños mayores probablemente necesiten su propio espacio tranquilo.

Dondequiera que su hijo haga la tarea, trate de minimizar las distracciones apagando la televisión y pidiéndole a los hermanos menores que jueguen en otro lugar. Una idea es hacer que la tarea sea tranquila para que toda su familia lea o realice otras actividades tranquilas.

También puede pedirles a los niños mayores que dejen sus teléfonos móviles con usted mientras hacen la tarea o acuerden que no pueden usar sus teléfonos móviles, computadoras portátiles, computadoras o tabletas para las redes sociales, mirar videos o jugar juegos hasta que la tarea haya terminado.

Podrías alentar a los niños a hacer la tarea en áreas familiares en lugar de dormitorios para que puedas supervisar y ayudar más fácilmente.

Ayude a su hijo a organizarse
Puede mostrarle a su hijo cómo dividir grandes tareas o proyectos en tareas más pequeñas y manejables. Entonces podría planear hacer una tarea cada noche. Si tiene varias tareas diferentes en una semana, ayúdelo a planificar qué hacer cada noche.

Los niños mayores pueden beneficiarse de un planificador de tareas o aplicación de planificación para que puedan ver cuándo vencen las tareas y organizarse con un plan y recordatorios de estudio.

Ayude a su hijo a desarrollar un enfoque positivo.
El trabajo escolar no siempre es fácil. Su trabajo es ayudar a su hijo a desarrollar un enfoque positivo para los desafíos académicos y organizacionales.

Si su hijo evita los desafíos, aliéntelo a clasificar las tareas en las que le resulten fáciles y las que le resulten difíciles. Es posible que su hijo prefiera hacer tareas "más fáciles" primero para aumentar su confianza antes de abordar las tareas más difíciles. O tal vez quiera hacer las tareas más difíciles primero, antes de estar demasiado cansada.

Si su hijo tiene dificultades con una tarea en particular, usted podría ayudarlo a abordar el problema de manera positiva haciendo que él identifique lo que le resulta difícil. A partir de ahí, puede hacer una lluvia de ideas de algunas soluciones juntas, sopesando los pros y los contras de las diferentes opciones para encontrar la mejor. También puede ayudar a su hijo a identificar personas o recursos que podrían ayudarlo aún más.

Los niños a menudo tienen problemas para comenzar proyectos o para proponer ideas. Es posible que pueda comenzar bien las cosas ayudando a su hijo a dividir los proyectos en partes más pequeñas o planificar los pasos.

Se un entrenador
Cuando se trata de tarea, puede ayudar pensar en usted como el entrenador de su hijo. Puede apoyar a su hijo creando el momento, el ambiente y el enfoque adecuados para la tarea, pero en última instancia, hacer el trabajo es responsabilidad de su hijo.

Si hace la tarea para su hijo, su hijo no desarrollará habilidades académicas importantes. Tampoco aprenderá qué hacer cuando se enfrente a un problema como falta de tiempo, prioridades en conflicto o una tarea que no comprende.

Ser el entrenador puede significar que a veces tiene que dejar que su hijo "falle", pero recuerde que los niños aprenden tanto del fracaso como del éxito. Lo que realmente cuenta es la actitud que ambos tienen ante estos fracasos.

Cuando su hijo tenga problemas con la tarea, trate de hablar con él sobre lo que podría hacer mejor la próxima vez. Siempre elogie a su hijo por intentarlo y hacerlo lo mejor posible, especialmente en tareas que le han resultado difíciles. No importa si no ha terminado las cosas a la perfección.

Trabajando con el profesor

Intente establecer una relación de trabajo amigable con el maestro de su hijo. De esa manera, pueden hablar fácilmente entre ellos sobre el trabajo escolar y la tarea de su hijo. Si su hijo está en la escuela secundaria, puede comenzar hablando con su maestro de la sala de casa (o grupo familiar, pastoral o de forma) o maestro de asignaturas.

Si le preocupa la tarea, debe hablar con el maestro desde el principio, en lugar de darle tiempo al problema para que crezca.

Las preocupaciones que los maestros necesitan saber incluyen lo siguiente:

  • Su hijo pasa demasiado tiempo haciendo la tarea. Averigüe cuánto tiempo pasan otros niños en la clase de su hijo en su tarea. Otros padres podrían decirte esto. Si su hijo pasa más tiempo regularmente que esto, hable con el maestro. Puede haber algunos problemas de aprendizaje subyacentes con los que su hijo necesita ayuda.
  • Su hijo no entiende el trabajo. Si este es el caso, es posible que a su hijo le falten conceptos en clase. Si le informa al maestro, el maestro puede llenar estos vacíos de aprendizaje durante el tiempo de clase.
  • Tu hijo no puede concentrarse. Te ayudará a saber si esto es solo un problema en casa (tal vez porque está cansado) o si también está sucediendo en la escuela.
  • Su hijo tiene dificultades en un tema en particular. El profesor podría sugerir otro enfoque para el tema. Por ejemplo, podría usar bloques para la práctica de suma y resta, o hay muchos juegos educativos en línea divertidos, que pueden ser geniales para niños mayores.
Si su hijo necesita ayuda con un tema en particular, pregúntele a la escuela sobre asistencia adicional. También es posible que desee pensar en la tutoría, ya sea por un tutor profesional o por un familiar o amigo de confianza.

Si te preocupa la tarea

Si siente que su hijo tiene dificultades con la tarea o el aprendizaje, hable primero con el maestro de su hijo. El maestro puede sugerirle que revise la audición y la vista de su hijo para asegurarse de que su hijo esté viendo y oyendo correctamente en el aula.

Si el maestro de su hijo también está preocupado por el aprendizaje o la concentración de su hijo en el aula, puede valer la pena hablar con su médico de cabecera, un pediatra o un psicólogo para ver las posibles razones de los problemas.

¿Cuánta tarea?

No hay reglas estrictas sobre la tarea. En los primeros años, algunas escuelas no dan tarea aparte de la lectura nocturna. Algunas escuelas, así como diferentes maestros dentro de las escuelas, dan mucha más tarea que otras.

Más tarea no siempre significa mayores niveles de rendimiento, especialmente en la escuela primaria. Si los estudiantes obtienen demasiado, puede ser abrumador o obstaculizar otras actividades saludables como amistades fuertes, juegos, deportes, lecciones de música, pasatiempos o relajación. Si siente que su hijo de primaria está recibiendo mucha tarea Tal vez le gustaría hablar con el maestro de su hijo.

Si siente que su hijo no está recibiendo suficiente tarea o no está recibiendo ninguna tarea, todavía hay muchas actividades de aprendizaje que puede hacer en casa. Por ejemplo, pueden leer juntos, escribir historias o cartas, investigar temas interesantes o planificar un presupuesto para un evento familiar.

Si su hijo tiene necesidades adicionales, por ejemplo, trastorno del espectro autista, discapacidad intelectual u otros problemas de salud, podría ser útil hablar con su maestro sobre la modificación de las expectativas de la tarea.

Ver el vídeo: Me paso 24 HORAS HACIENDO DEBERES y me meto en un gran lio - Soy retada por Daniela Golubeva (Agosto 2020).