Criaturas

Llanto: bebés y niños de 0 a 8 años.

Llanto: bebés y niños de 0 a 8 años.

Sobre el llanto en bebés y niños

Todos los niños lloran cuando tienen hambre, están cansados, incómodos, enfermos o con dolor. A veces lloran porque necesitan cariño. Los niños pequeños y mayores también pueden llorar porque están frustrados, tristes o enojados, por ejemplo.

Pero a veces puede ser difícil determinar qué necesita su hijo que llora, especialmente si todavía no está hablando.

Entonces, cuando su hijo llora, comience por verificar que no esté enfermo o herido. Si no está seguro, haga una cita con su médico de cabecera o llame a la enfermera de salud de su hijo y familia.

Si su hijo está llorando por otra razón, hay muchas cosas que puede hacer para ayudarlo.

Nunca sacuda, golpee o lastime a un niño que llora. Si siente que podría lastimar a su hijo, deténgase antes de hacer algo. Aléjate y respira profundamente. Llama a alguien para pedir ayuda.

Bebés: llorando

Los bebés nacen con la capacidad de llorar. El llanto es su principal forma de comunicarse.

Alrededor de 1 de cada 10 bebés llora mucho: "mucho" significa más de tres horas al día. Los bebés menores de 12 meses tienden a llorar más al final de la tarde y al anochecer. Esto puede ser muy estresante, especialmente si está ocupado haciendo cosas como preparar la cena o bañar a los niños mayores.

Esta etapa de llanto intenso pasará, probablemente antes de lo que piensas.

Cómo controlar el llanto de tu bebé
El primer paso es verificar si su bebé está hambriento, cansado o incómodo. Con el tiempo, conocerá el llanto de su bebé y qué significan los diferentes llantos.

Aquí hay algunas otras estrategias útiles:

  • Ponga a su bebé en un cochecito o un arnés y salga a caminar. Incluso podría conducir, ¡siempre y cuando no esté demasiado cansado! Incluso si su bebé no deja de llorar, a veces es más fácil sobrellevarlo cuando está en movimiento.
  • Pídale ayuda a un amigo o pariente en los momentos del día en que su bebé llora más.
  • Si te sientes abrumado, coloque a su bebé en un lugar seguro y tome un descanso de cinco minutos. Dejar que su bebé llore por unos minutos no le hará daño, y puede ayudarlo a tener las cosas bajo control.

Siempre está bien pedir ayuda. Su hijo y la enfermera de salud familiar o médico de cabecera son buenos lugares para comenzar.

Cuando consuelas a tu bebé que llora, él aprende que el mundo es un lugar seguro y predecible. Él confía en ti y tiende a llorar menos. Un bebé pequeño que se deja llorar podría tener más dificultades para formar un vínculo seguro con sus padres.

Niños pequeños: llorando

Los niños pequeños lloran por las mismas razones que los bebés. Pero los niños pequeños también lloran como una forma de lidiar con emociones nuevas y difíciles como la frustración, la vergüenza o los celos.

Cómo manejar el llanto de tu niño
Si su hijo está físicamente bien, los siguientes consejos podrían ayudarlo:

  • Si cree que su hijo podría estar cansado, un descanso podría ayudar. O podrías darle un momento tranquilo escuchando música o una historia.
  • Si el llanto ocurre antes de acostarse, es posible que necesite ayuda para tranquilizar a su hijo.
  • Si su hijo está enojado o tiene una rabieta, llévelo a un lugar seguro para calmarse.
  • Si su hijo está frustrado, intente encontrar una solución juntos. Por ejemplo, 'Estás frustrado porque los bloques siguen cayendo. Intentemos de nuevo juntos '. Al nombrar una emoción, su hijo sabe que usted comprende sus sentimientos. También la ayuda a aprender la autorregulación.
  • Si su niño está de mal humor, intente un cambio de escenario como una caminata al aire libre, dele un baño de burbujas o ponga música para niños y bailen juntos. Te sorprenderá lo divertido que eres.

Niños en edad preescolar y escolar: llorando

Los niños tienden a llorar menos a medida que crecen.

Una vez que su hijo puede hablar, es es mucho más fácil para ella usar palabras para decirte por qué está molesta y lo que ella necesita. También es probable que le sea más fácil hablar con ella sobre sus sentimientos.

Cómo controlar el llanto de su hijo en edad preescolar o escolar
Si su hijo está físicamente bien, pruebe las siguientes ideas:

  • Déle a su hijo la oportunidad de calmarse, luego pregúntele qué lo ha molestado tanto. Muestre que está escuchando repitiéndole sus sentimientos. Por ejemplo, 'Te sientes triste porque Sam no jugaría contigo'.
  • Ofrezca a su hijo otras formas de lidiar con la situación. Por ejemplo, '¿Qué tal si pides unirte al juego de Jai?'
  • Asegúrese de que su hijo comprenda que a veces está bien llorar, por ejemplo, cuando sucede algo triste o cuando se lastima. Por ejemplo, 'Ay, yo también estaría llorando si me golpeo la cabeza'.

Si su hijo parece pasar mucho tiempo llorando y actuando triste, considere pedirle consejo a su médico de cabecera.

Está bien llorar a veces. Tanto para los niños como para los adultos, llorar puede ser una forma saludable de lidiar con pérdidas, dolores o tristezas significativas. Cuando su hijo le exprese estos sentimientos, trate de escuchar. Entonces puedes consolarlo y tranquilizarlo de que sus sentimientos están bien.

Llorando: tus sentimientos

El llanto en bebés y niños es una de las razones más comunes por las que los padres buscan ayuda profesional.

Si su hijo está llorando mucho, es posible que se sienta muy deprimido o incluso deprimido. Si se siente así o está pensando en lastimar a su hijo, es importante buscar ayuda de inmediato.

Puede ponerse en contacto con una línea directa para padres o un servicio de apoyo para padres en su área. Nuestro artículo sobre servicios y soporte tiene una lista de lugares y personas para ayudarlo.

A veces es útil que otra persona se haga cargo por un tiempo. Si puede, pídale a su pareja que vuelva a casa, o pídale a un amigo o familiar que venga y lo ayude.

La crianza de los hijos puede ser un trabajo realmente duro, especialmente si tienes un hijo que llora mucho. Tomar tiempo y pedir ayuda son cosas positivas que puede hacer por usted y su hijo.

Llorando delante de tus hijos

Su hijo aprende cuándo y cómo expresar emociones como tristeza, enojo y felicidad al observarlo. Ver tus emociones también le enseña a tu hijo que mamá y papá también son personas con sentimientos.

Pero si está llorando mucho, o llorando sin saber por qué, es posible que deba hablar con su médico de cabecera sobre obtener ayuda para la depresión o la depresión posnatal.