Informacion

Medicamentos y trastorno del espectro autista

Medicamentos y trastorno del espectro autista

Acerca de los medicamentos para niños con trastorno del espectro autista

La medicación es no es una "cura" para el trastorno del espectro autista (TEA). No se ha demostrado que ningún medicamento aborde las características centrales que los niños con TEA muestran en las áreas de comunicación y relaciones sociales.

Pero para algunos niños, la medicación puede ayudar con el comportamiento desafiante asociado con ASD, que podría estar interfiriendo con su capacidad de aprender y responder a las intervenciones. En estos casos, la medicación adecuada depende del comportamiento que está causando la mayor cantidad de problemas y de la gravedad del comportamiento.

La intervención temprana conductual o educativa intensiva basada en la familia funciona mejor para niños pequeños con TEA. Si usted y su médico deciden que cierto medicamento podría ser adecuado para su hijo, es importante considerarlo como parte de su enfoque de intervención general.

Cuándo considerar medicamentos para el trastorno del espectro autista

Las decisiones sobre si y cuándo probar medicamentos pueden ser difíciles. Debe sopesar los beneficios para su hijo frente a los posibles riesgos.

Por ejemplo, podría considerar hablar con el médico de su hijo sobre los medicamentos si su hijo se está lastimando a sí mismo o a otros. O puede considerar medicamentos si una característica o afección es muy grave o no ha respondido a otros enfoques.

Con quién hablar sobre los medicamentos para su hijo con trastorno del espectro autista

Los medicamentos que afectan las mentes de los niños o cómo se sienten generalmente son recetados por un pediatra o un psiquiatra de niños y adolescentes. A veces, un médico de cabecera también puede recetar estos medicamentos.

Cuando elija un médico, busque uno que tenga experiencia trabajando con niños con trastorno del espectro autista (TEA).

Características del trastorno del espectro autista con las que la medicación podría ayudar

Se pueden recetar medicamentos para ayudar con algunas características del trastorno del espectro autista (TEA). Estas características incluyen:

  • Comportamiento hiperactivo o hiperactividad: cuando a los niños les resulta difícil quedarse quietos, concentrarse y siempre están en movimiento
  • ansiedad: cuando los niños se preocupan demasiado o tienen miedo a las cosas
  • comportamiento obsesivo o repetitivo: cuando los niños hacen algo una y otra vez
  • tics: cuando los niños tienen movimientos espasmódicos que no pueden controlar, como parpadear o sacudir la cara, o movimientos espasmódicos del brazo o el hombro
  • comportamiento agresivo: cuando los niños se comportan agresivamente hacia otras personas, rompen cosas o se lastiman golpeando o golpeando la cabeza
  • problemas para dormir: cuando los niños tienen dificultades para conciliar el sueño o se despiertan a menudo durante la noche
  • convulsiones: cuando los niños se ponen rígidos, se vuelven inconscientes.

Medicamentos y efectos secundarios.

Antes de decidir si el medicamento es adecuado para su hijo, es importante comprender qué hace el medicamento y cuáles son sus efectos secundarios. Aquí explicamos los medicamentos que se pueden recetar para las características anteriores y los efectos secundarios más comunes de estos medicamentos.

Cuando usted y el médico de su hijo hablen sobre los medicamentos para su hijo, el médico debe informarle sobre cualquier efecto secundario del medicamento que le recetan a su hijo.

Comportamiento hiperactivo
Ritalin y Concerta se prescriben para ayudar a los niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). También pueden reducir el comportamiento hiperactivo en algunos, pero no en todos, los niños con trastorno del espectro autista (TEA). Esto podría permitir que los niños se concentren en una tarea por más tiempo y piensen más antes de actuar.

El principal efecto secundario de estos medicamentos es la disminución del apetito. Esto puede significar que los niños que los usan pueden no ganar suficiente peso o incluso perder peso.

Otros posibles efectos secundarios incluyen:

  • irritabilidad
  • tics
  • comportamiento más repetitivo
  • mas ansiedad
  • Comportamiento más hiperactivo.

Ansiedad y comportamiento obsesivo
Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) pueden ayudar a reducir la ansiedad. Estos medicamentos a veces también pueden reducir el comportamiento obsesivo de los niños, aunque se necesita más investigación sobre qué tan bien ayudan estos medicamentos con el comportamiento repetitivo.

Los efectos secundarios más comunes de los ISRS son:

  • Problemas estomacales (sentimientos de malestar y dolor de estómago)
  • problemas para dormir
  • sentimientos irritables o nerviosos.

Los adolescentes y los adultos pueden experimentar disfunción sexual con los ISRS.

Recientemente, los médicos y científicos han comenzado a preocuparse de que las personas que toman ISRS puedan pensar en lastimarse o incluso en suicidarse, especialmente si son menores de 25 años. Si estos sentimientos ocurren, es casi siempre dentro de las primeras dos semanas de comenzar la medicación, por lo que necesita vigilar a su hijo cuidadosamente durante este tiempo.

TicsVarios medicamentos diferentes pueden ayudar a reducir los tics. Estos medicamentos incluyen antipsicóticos y agentes noradrenérgicos como la clonidina. La clonidina también puede ayudar a disminuir el comportamiento hiperactivo.

Los efectos secundarios de los antipsicóticos incluyen:

  • ganando peso
  • babeando
  • sentirse cansado o con sueño

Los efectos secundarios de la clonidina incluyen sentirse muy somnoliento. Las personas también pueden experimentar presión arterial baja o frecuencia cardíaca. La clonidina también es muy peligrosa si su hijo toma demasiado.

Comportamiento agresivo
La risperidona puede ayudar a reducir el comportamiento agresivo en niños con TEA. Pertenece a un grupo de medicamentos llamados antipsicóticos atípicos.

Los efectos secundarios de los antipsicóticos atípicos incluyen:

  • aumentar de peso, que a veces puede ser bastante notable
  • sentirse somnoliento o cansado
  • babeando

Los efectos secundarios menos comunes incluyen:

  • brazos o piernas rígidos, o movimientos bruscos que los niños no pueden controlar
  • cambios en una hormona llamada prolactina, que puede causar el desarrollo de los senos y la secreción de leche
  • cambios en el funcionamiento de los hígados de los niños, cuántas grasas tienen en sus cuerpos y cómo controlan sus niveles de azúcar en la sangre.

Problemas para dormir
La melatonina mantiene su ritmo circadiano, que es su reloj interno de 24 horas. Su ritmo circadiano ayuda a controlar cuándo se duerme, cuánto tiempo duerme y cuándo se despierta.

La melatonina puede ayudar a las personas que tienen problemas para dormir, por ejemplo, debido al desfase horario o al trabajo por turnos. También puede ayudar con las dificultades para dormir en niños con trastorno del espectro autista (TEA).

Los efectos secundarios de la melatonina incluyen náuseas y dolores de cabeza.

Convulsiones
Hasta un tercio de las personas con TEA tienen convulsiones en algún momento de sus vidas. Algunas personas con TEA tienen muchas convulsiones.

Este problema generalmente se puede tratar de manera efectiva con medicamentos contra la epilepsia. Existen muchos medicamentos antiepilépticos diferentes, por lo que el mejor para su hijo depende del tipo de convulsiones que tenga. También depende de cualquier otro problema que tenga su hijo u otros medicamentos que esté tomando.

Los efectos secundarios varían con diferentes medicamentos contra la epilepsia. Los efectos secundarios comunes incluyen:

  • somnolencia
  • cambios de comportamiento
  • problemas estomacales
Los medicamentos son la causa más común de intoxicación en niños pequeños. Para evitar el envenenamiento, guarde los medicamentos en un armario cerrado, fuera del alcance y de la vista de su hijo y otros niños. El armario debe tener al menos 1,5 m de altura y debe tener cerraduras a prueba de niños.

Evaluar si un medicamento funciona

Cuando su hijo comienza a tomar un nuevo medicamento, usted y su médico deben controlarlo cuidadosamente.

También puede ayudar si comprende bien el comportamiento o problema específico antes de que su hijo comience a tomar el medicamento. Tómese una semana para escribir detalles como cuándo, con qué frecuencia y durante cuánto tiempo ocurre el comportamiento, y piense qué tan intenso es. También preste atención a los hábitos de sueño y apetito de su hijo. Esto lo coloca en una buena posición para notar si algo está cambiando una vez que su hijo comienza a tomar el medicamento.

Cuando su hijo comience a tomar un medicamento, trate de no cambiar nada más sobre su rutina o programa de terapia. Luego, si nota algún cambio, será más fácil saber si han sido causados ​​por el medicamento.

Otra idea es ver si un amigo o vecino de la familia, alguien que no conoce a su hijo ha comenzado a tomar medicamentos, nota alguna diferencia en el comportamiento de su hijo. Si esta persona le dice algo sobre la mejora del comportamiento de su hijo, puede ser una buena indicación de que el medicamento está teniendo algunos efectos positivos.

Otras cosas para considerar y discutir con su médico

Consulte con su médico si el medicamento sugerido ha sido probado con niños con trastorno del espectro autista (TEA).

Cada niño con TEA es diferente y no todos los medicamentos funcionan de la misma manera para todos los niños, por lo que puede tomar algunos intentos y visitas a su médico para encontrar un medicamento y una dosis que funcionen para su hijo.

A menudo, un medicamento debe tomarse de cierta manera para que sea efectivo. Hable con su médico sobre cuándo y con qué frecuencia su hijo debe tomarlo, y si debe ser con o sin alimentos.

No suspenda un medicamento repentinamente, especialmente si su hijo lo ha estado tomando durante mucho tiempo. Siempre hable con su médico acerca de suspender un medicamento.

Ver el vídeo: TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA: el tratamiento farmacológico (Agosto 2020).