Informacion

Intervenciones para niños mayores con trastorno del espectro autista

Intervenciones para niños mayores con trastorno del espectro autista

Acerca de las intervenciones para el trastorno del espectro autista en niños mayores y adolescentes

Muchos tipos de intervenciones para niños más pequeños con trastorno del espectro autista (TEA) también pueden ayudar a niños mayores y adolescentes.

También hay programas que se han desarrollado específicamente para niños mayores y adolescentes con TEA. Estos deben tener en cuenta el desajuste común entre la edad cognitiva o de desarrollo de un niño mayor y su edad en años. Por ejemplo, su hijo puede tener 13 años, pero se parece más a un niño de 9 años en cuanto a desarrollo emocional y comportamiento.

Estas terapias e intervenciones también deberían ayudar a su hijo con las habilidades y la comprensión que necesita para:

  • pasar por la pubertad
  • construir una autoestima saludable y relaciones sociales
  • manejar sentimientos románticos y sexuales
  • lidiar con cualquier estado de ánimo bajo adolescente y cambios de humor.

A continuación, enumeramos algunos tipos de intervenciones en las que puede pensar para su hijo mayor con TEA.

Deberá asegurarse de que el tiempo, la energía y el dinero que invierte en las intervenciones valen la pena. Dos preguntas clave pueden ayudarlo a elegir intervenciones que valgan la pena: ¿la intervención está respaldada por evidencia confiable? ¿Será una buena opción para su familia?

Entrenamiento de habilidades sociales

La capacitación en habilidades sociales puede incluir enseñar a niños y adolescentes a leer señales no verbales como el contacto visual, el lenguaje corporal, el tono de voz y la expresión facial. A menudo incluye habilidades como ver las cosas desde la perspectiva de otras personas, resolver problemas sociales y comprender las reglas sociales y emocionales.

Es posible que su hijo pueda entrenar algunas habilidades sociales individualmente con un terapeuta o maestro, o como parte de un grupo. Algunos programas incluyen salidas para que su hijo pueda probar sus nuevas habilidades en la comunidad. Esto la ayuda a aplicar las habilidades que ha aprendido en un entorno a otros entornos, situaciones y personas.

Algunos programas de habilidades sociales están diseñados por un terapeuta o un maestro para un niño específico o un grupo de niños. Otros pueden ser dirigidos por alguien capacitado para usar un programa en particular, como el programa de la Sociedad del Agente Secreto, el Entrenamiento de Habilidades Sociales basado en la Emoción, el Programa de Pensamiento Social o Stop Think Do.

Terapia cognitiva conductual (TCC)

La terapia cognitiva conductual (TCC) se basa en la idea de que cómo pensamos, cómo nos sentimos y cómo actuamos están todos relacionados. Es decir, la forma en que pensamos acerca de algo da forma a nuestros sentimientos y nuestro comportamiento. Por ejemplo, los pensamientos negativos o poco realistas pueden hacernos sentir mal, lo que a su vez afecta la forma en que nos comportamos y las elecciones que hacemos.

Por ejemplo, si su hijo piensa: "A nadie le gusto y nunca voy a tener amigos", es probable que se sienta triste y solo, y sus acciones reflejarán esto. Podría pasar el rato solo o cerrarse a las oportunidades de mezclarse con otros niños.

La TCC podría enseñarle a su hijo a reemplazar este pensamiento negativo con algo más positivo y realista. Esto podría ser: "Es difícil hacer amigos, pero soy una buena persona y voy a seguir intentándolo". Esto ayudará a su hija a sentirse mejor consigo misma, por lo que es más probable que trate de socializar con sus compañeros.

Los programas de TCC también suelen enseñar estrategias de relajación que su hijo puede usar para reducir y controlar la ansiedad asociada con el trastorno del espectro autista (TEA).

La TCC es una "terapia de conversación", lo que significa que su hijo necesita una comprensión adecuada del lenguaje para usarlo.

Estrategias de caricaturas

Las estrategias de dibujos animados o historietas usan símbolos visuales para ayudar a los niños y adolescentes con trastorno del espectro autista (TEA) a comprender situaciones sociales. Al dibujar caricaturas, los niños pueden convertir eventos abstractos o confusos en imágenes que puedan entender y pensar con la ayuda de un adulto.

Por ejemplo, su hijo es enviado a la oficina del director después de un conflicto en el patio de recreo. Con la ayuda de un adulto, su hijo podría dibujar la situación como una caricatura, utilizando burbujas de discurso. Un adulto podría hablar sobre lo que sucedió con su hijo y ayudarlo a comprender los pensamientos y sentimientos de las otras personas involucradas.

Modelado

El modelado involucra a un adulto o compañero mostrando a su hijo cómo hacer algo o cómo comportarse, que su hijo luego copia. El modelado puede ser útil para enseñar muchas habilidades, por ejemplo, habilidades sociales como sonreír y saludar, habilidades para el cuidado personal y la higiene, y tareas educativas.

El modelado de video es otra opción. Hay algunos videos listos para usar que muestran a las personas que modelan diferentes habilidades, pero también puedes hacer las tuyas. Por ejemplo, podría grabarse a sí mismo o a otra persona uniéndose a conversaciones, invitando a un compañero a jugar, usando el lenguaje corporal o usando diferentes tonos de voz.

Entrenamiento de pares

Las intervenciones que utilizan la capacitación de pares enseñan a los niños en desarrollo, por ejemplo, hermanos o compañeros de clase, estrategias para jugar e interactuar con niños que tienen problemas con las habilidades sociales. Esto significa que cuando su hijo juega y socializa con los niños en desarrollo, su hijo tiene más y mejores oportunidades para desarrollar habilidades sociales.

Por ejemplo, se les puede enseñar a los compañeros de clase a apreciar cómo cada persona es diferente, cómo iniciar una interacción con un niño con trastorno del espectro autista (TEA) y cómo mantener esa interacción.

Técnicas de autogestión

Los niños con trastorno del espectro autista (TEA) pueden desarrollar independencia al aprender a regular su propio comportamiento.

Una forma de hacerlo es registrando la frecuencia con la que ocurre un comportamiento particular usando hojas de verificación, pegatinas o un contador de muñeca. Por ejemplo, el objetivo de su hijo podría ser permanecer sentado hasta que haya terminado de comer. Cada vez que su hijo logra este objetivo, pone una pegatina en su libro.

Stepping Stones Triple P

Stepping Stones Triple P es un programa para padres que ha sido modificado para padres de niños de hasta 12 años con una discapacidad del desarrollo. Te puede ayudar:

  • manejar problemas de comportamiento y desarrollo desafiantes
  • fomentar el comportamiento que te gusta
  • desarrolle una relación cercana con su hijo
  • Enseñe a su hijo nuevas habilidades.
Cuidarse con alimentos saludables, hacer ejercicio regularmente y descansar lo mantendrá en buena forma para cuidar a su hijo con trastorno del espectro autista (TEA). Si sus sentimientos sobre la discapacidad de su hijo a veces son abrumadores, podría ser útil saber que hay formas positivas de manejarlos. Obtener el apoyo de su comunidad local a menudo también puede ser de gran ayuda.