Informacion

Antipsicóticos típicos

Antipsicóticos típicos

¿Qué son los antipsicóticos típicos?

Los antipsicóticos típicos son un grupo de medicamentos que se recetan tradicionalmente a personas para trastornos psicóticos y síntomas como alucinaciones, delirios y hostilidad. Estos medicamentos también se recetan para controlar los tics.

Algunos antipsicóticos típicos comúnmente recetados para el trastorno del espectro autista (TEA) son haloperidol, clorpromazina y fluphenazine. Estos medicamentos también se conocen como neurolépticos.

¿Para quién son los antipsicóticos típicos?

Cualquier persona con trastorno del espectro autista (TEA) puede usar los antipsicóticos típicos. Los niños pequeños pueden usar algunos de estos medicamentos.

¿Para qué se usan los antipsicóticos típicos?

Algunas personas creen que los antipsicóticos típicos pueden usarse para tratar algunos de los problemas de conducta más difíciles que enfrentan las personas con trastorno del espectro autista (TEA), que incluyen conducta agresiva, berrinches severos, conducta hiperactiva, abstinencia y conducta repetitiva.

¿De dónde vienen los antipsicóticos típicos?

Los antipsicóticos típicos se desarrollaron por primera vez en la década de 1950 como tratamiento para enfermedades mentales graves como la esquizofrenia. En las décadas de 1970 y 1980, los investigadores comenzaron a probar los antipsicóticos típicos para su uso con niños con trastorno del espectro autista (TEA), como un posible tratamiento para los síntomas de comportamiento. Estas pruebas mostraron algunos efectos secundarios significativos. Esto condujo al desarrollo de antipsicóticos atípicos, que tienen menos efectos secundarios.

¿Cuál es la idea detrás de los antipsicóticos típicos?

Los problemas con las sustancias químicas del cerebro llamadas neurotransmisores pueden conducir a una mayor actividad en ciertas áreas del cerebro. Este aumento de la actividad podría ser la base de los síntomas de comportamiento del trastorno del espectro autista (TEA). La idea es que los antipsicóticos típicos alteran la forma en que funcionan los neurotransmisores y, por lo tanto, ayudan a controlar los síntomas del comportamiento.

¿Qué implica el uso de antipsicóticos típicos?

Esta terapia implica tomar medicamentos orales a diario. La medicación y la dosis específicas dependen de los síntomas individuales.

Este medicamento tiene un riesgo de efectos secundarios significativos, por lo que un profesional médico especializado como un psiquiatra debe controlar al niño que toma el medicamento. El niño debe tener citas periódicas con este profesional, así como controles de salud periódicos, incluidas pruebas de función hepática.

Consideraciones de costos

El costo de esta terapia varía según la marca del medicamento utilizado, si el medicamento está cubierto por el Plan de Beneficios Farmacéuticos (PBS), la dosis o la concentración del medicamento y si posee una tarjeta de concesión como una Tarjeta de Atención Médica.

¿Funcionan los antipsicóticos típicos?

Esta terapia aún no ha sido evaluada.

Se han observado efectos secundarios significativos con el uso de antipsicóticos típicos. Estos efectos secundarios incluyen rigidez, inquietud y movimientos involuntarios.

El riesgo de efectos secundarios graves aumenta si una persona usa los medicamentos durante un largo período de tiempo o toma cantidades más altas que la dosis óptima. Por esta razón, no se recomienda su uso a largo plazo, y los antipsicóticos atípicos se han convertido en una opción más popular. Los antipsicóticos atípicos también podrían ser más efectivos.

¿Quién practica este método?

Los médicos de cabecera, pediatras y psiquiatras infantiles pueden recetar antipsicóticos típicos y brindarle información sobre los posibles beneficios y riesgos de usarlos.

Educación para padres, capacitación, apoyo y participación.

Si su hijo está tomando los antipsicóticos típicos, debe asegurarse de que su hijo tome el medicamento según sea necesario. También debe controlar los efectos de la medicación.

¿Dónde puedes encontrar un practicante?

Es mejor hablar con su médico de cabecera, pediatra o psiquiatra infantil sobre los antipsicóticos típicos.

Vaya al Royal Australian and New Zealand College of Psychiatrists. Encuentre un psiquiatra.

También puede hablar con su planificador de NDIA, su compañero de infancia temprana de NDIS o su socio de coordinación de área local de NDIS, si tiene uno.

Existen muchos tratamientos para el trastorno del espectro autista (TEA). Van desde aquellos basados ​​en el comportamiento y el desarrollo hasta aquellos basados ​​en la medicina o la terapia alternativa. Nuestro artículo sobre los tipos de intervenciones para niños con TEA lo lleva a través de los principales tratamientos, para que pueda comprender mejor las opciones de su hijo.